jueves, 13 de julio de 2017

LOS SUEÑOS Y LAS IMÁGENES DE CARMEN XII

Una nueva entrega de los maridajes de MIS SUEÑOS EN 39 COLORES con las fotografías de Carmen Núñez. Hoy nos recreamos en el sueño color LILA



Cada vez que pienso en ti, así te veo, así nos veo, detenidos
para siempre en ese lienzo, en ese instante finalizado antes de ser
parido, en esa placa eterna, los dos invulnerables al deterioro de la
mala memoria.
Puedo recrearme largamente en esa escena, hasta sentir que
entro en el espacio de la imagen soñada y ya no soy el hombre que
observa, sino el hombre que yace junto a la mujer.
Es entonces cuando se rompe la simétrica quietud de las imágenes
y escucho nuestras voces muy cercanas…

miércoles, 12 de julio de 2017

ESPERANDO...

La foto es de mi querida amiga Carmen Núñez, una excelente fotógrafa que ha logrado sacar desde mi mirada (Quítate las gafas Diego...) lo más profundo de mi mismo. Con ella os deseo que paseis estos días de calor con lo más refrescante de mi amistad.

lunes, 10 de julio de 2017

ANA DEACRACIA



PRESENCIA 13



Nunca hemos coincidido por un pasillo estrecho, y aprovechado el momento para besarnos, el cruce de caminos…, usando las paredes como almohadones a los que robarle sueños.

No sé de ti más que tu nombre, y el aroma a limón que desprendes cuando te acercas y me sonríes, y entonces me saludas y te acercas, y cedemos a la ceremonia de darnos unos besos que nunca son dos besos, más que un sutil amago.

Lo sé, que te gusta el café a media tarde y a veces das un par de caladas a mi cigarrillo, lo sé, que prefieres el pelo recogido, y que elijes pintarte los labios con el rojo carmín que me alienta o me deja sin aire.

Me gusta cuando vistes de negro, y tu falda se mueve al compás de la brisa mientras caminamos juntos y juegas con tu pelo, con esa inercia tuya, con los rizos oscuros de animal hembra que esconde a la vista su lado más salvaje. Ese poder que yo imagino mientras te miro y tú me cuentas y yo,

yo…, me tientas, y me someto para no apretar tu cara con mis manos, apoyar mi frente junto a tu frente y rogarte que de una vez me preguntes mi nombre.

viernes, 7 de julio de 2017

MI CUADERNO DE BITÁCORA. LOS ALPES





         Cuantas fantasías de mis viejos cuentos infantiles se desperezan en mi memoria cuando evoco mi viaje por LOS  ALPES.  Casitas de madera cubiertas de flores, paisajes inmensamente verdes, carreteras serpenteantes en la seguridad de que tras cada curva te encontrarás una nueva postal como un regalo a tus sentidos.

         Entre mis recuerdos inolvidables, un pequeño pueblecito suizo LUCERNA, una joya de la naturaleza, situado cerca del Lago de los 4 Cantones y junto al nacimiento del río Reuss.  La sensación, al comenzar a caminar por sus calles, es haber retrocedido años en el tiempo, para poder entrar en una dimensión de silencios del agua, como me gusta decir cuando es su sonido el que cubre nuestra presencia.  Sin duda que el líquido elemento es el encargado de la belleza de este idílico pueblecito perdido entre montañas.

         El río Reuss, está atravesado por dos puentes de madera, singularmente coquetos e intimistas, los dos cubiertos por techumbres de madera. El puente CAPILLA del siglo XIV, unos 200 metros de largo, con su techo cubierto de pinturas que recrean la propia historia de la ciudad y, en su centro, la impresionante TORRE DEL AGUA, un placer impagable pasear bajo sus techos,  volcados sobre la impresionante corrientes del río dirigida desde el dique de LAS AGUJAS y surcado por intrépidos bañistas en inmensos flotadores como práctica de un deporte excesivamente arriesgado.  El otro puente llamado de LOS MOLINOS tiene un inconfundible y encantador sabor a entrañable y cercana vejez. Definitivamente,  espectaculares en su propio intimismo.

         La ciudad tiene el complemento de sus plazas, un concepto diferente de las nuestras del sur, están rodeadas de espléndidos edificios de imponentes muestras arquitectónicas con sus indispensables  fuentes que, rodeadas de amplísimas y altas vegetaciones en forma de árboles y setos, siguen aportando la presencia liquida a la ciudad. Las plazas del CIERVO, LOS MOLINOS y LA DEL VINO, realmente espectacular en sus edificios, conforman las más céntricas que nos acompañan mientras paseamos entre postales urbanas.

       Si hermoso es este pequeño pueblecito suizo, pasar al relativamente cercano SALZBURGO, ya en Austria, es definitivamente entrar en el medievo, la ciudad que toma su nombre del río que la divide amorosamente en dos partes, el RIO SALZACH o de LA SAL es una sucesión de monumentos, fuentes, jardines que el río alegre y vigoroso parte en dos, recuerdo como cada tarde el paseo que hacíamos por sus riberas para pasar a la zona monumental era un verdadera delicia.  La ciudad está rodeada por dos inmensos bosques: MONCHSBERG y KAPUZINERBERG que le sirven de pulmones vedes. En la zona, digamos conservada con parámetros más clásicos, se encuentra el mirador de la fortaleza de HOHENSALZBURGO, con una altura de 120 metros, en mis anécdotas una partida de ajedrez, con figuras humanas, que se jugaba en la plaza a la que se asoma la muralla, el espectáculo de contemplarlo desde esa atalaya privilegiada y la vista general con ese típico verde de los campanarios y torres de aguja tan centroeuropeos, es como un calmante para revitalizar las sensaciones visuales ya cansadas de tanta belleza.

       Por su centro la CASA DE MOZART, una enorme y larga bandera austríaca bajaba por la fachada en la fecha que la visité, se encuentra rodeada por un mercadillo precioso de artesanías, manualidades, objetos típicos y los célebres caramelos, bombones y licores con el nombre del compositor.   Una curiosidad, en un edificio cuyo nombre lamento no recordar, estaba de moda celebrar bodas múltiples de japoneses, perfectamente vestidos para la ocasión y con esa extraña cara de felicidad que adoptan los nipones lejos de su tierra.

        Y un recuerdo final para dos queridos amigos que me acompañaban en ese magnífico viaje por Alemania, Suiza y Austria: Santiago Cotán y Salvador Gómez  desgraciadamente desaparecidos. Una abrazo amigos.


        

martes, 27 de junio de 2017

MAZAGON Y SU FARO DEL PICACHO

Acabo de leer que el desvastador incendio de Moguer y Mazagón está controlado. ¿Como podremos controlar el paisaje de desolación, tristeza y rabia que nos producirá durante años contemplar un paisaje antes inmensamente verde y ahora terriblemente ennegrecido...?.

El pasado año me solicitaron, desde un blog del propio Mazagón, que escribiese unas notas sobre mi infancia en esa playa y el Picacho, resumen de mis hojas sueltas donde desgrano mis vivencias de niño y mis recuerdos de adolescencia.

Os lo dejo como emocionado recuerdos a paisajes que viví y que no no volveré a ver.




A mi abuela Milagros, mis tíos Valeriano y María y a mis primos Dolores, Milagros, Pepa y Curro.

No hay mejor camino a recorrer que los alfombrados, desde la nostalgia, por esas HOJA SUELTAS que van cayendo desde nuestra memoria con el paso de los años, años que suelen engrandecer los recuerdos con la distancia de entrar en las veredas del otoño de nuestras vidas. 

Mi infancia está marcada profundamente por mis viajes al Faro a visitar a la abuela Milagros, hablo de finales de lo década de los 40 e inicios de los 50, sentimientos que se agrandaron en mi juventud, desaparecida la abuela, con los veranos con mis tíos Valeriano y María y mis primos Dolores, Milagros, Pepa y Curro. Completé mis vivencias con el Picacho en el año 1965 con mi Servicio Militar en la siempre presente Batería A-15 dependiente del Regimiento Mixto de Artillería número 4 con base en Cádiz.

Pasado el tiempo fui reconstruyendo esos rincones de mi memoria con las hojas sueltas que acompaño a estas líneas rebosantes de recuerdos: La morera, la alberca, la higuera, las tardes en la torre, las bajadas por el camino de tierra hasta la playa, el huerto de mi tío Valeriano, la caza de pájaros con mi primo Ramón.

En aquellos años a caballo de dos décadas, los 40 y 50, ir hasta el faro era una auténtica odisea, cogíamos la barca de vela, bien en el muelle junto al de Riotinto o en el llamado “tiro”, en la zona del matadero, para desembarcar en la Calzadilla y seguir caminando hasta Palos. Las “camionetas” de línea hasta Mazagón no existían y debía venir el tío Valeriano en un carro a buscarnos o bien aprovechar algún viaje del coche de Puerto, su chofer Carretero siempre nos encontraba un sitio, lo que convertía el viaje por el camino de tierra rojiza, en una otra novedad, no era habitual subir a buenos automóviles en aquellos años.

Pocas familias vivían por aquél entonces en los alrededores del Faro, Hilaria con su chozo en la acera de frente donde luego se instalaría en los años 60 y aún continúa. La Guardia Civil y los carboneros eran los únicos acompañantes en la soledad que rodeaba el edificio del Faro,hoy engullido por construcciones que  limitan su perímetro a unos cientos de metros cuadrados. Siempre recordaré el día que subí en los años 80 a la torre con unos amigos forasteros y contemple el nuevo paisaje con los pinos talados, las entrañas abiertas en canal con tuberías asomando por las heridas aún sin cerrar, me pasaron como una película mis atardeceres en esa misma torre con un paisaje inmensamente libre para el mar de pinos, arenas blancas y el océano sin límites ni obstáculos. Sin rubor confieso que las lágrimas se me escaparon abundante y largamente.
Recuerdo a un farero muy joven, Don Luís Hernando, cuyos hijos me han encontrado al cabo de los años en las redes sociales leyendo mis referencias sobre Mazagón y luego a  Don Manuel Maresca que simultaneaba el puesto con la Alcaldía de Palos.
Por aquellos años mi familia vivía dentro del edificio del Faro, posteriormente se les hizo una casa junto a unos de los laterales para ampliar las posibilidades de ocupación de edificio, en verano solían veranear el ingeniero del Puerto y algunos altos cargos que venían desde Madrid con su familia, recuerdo a los Ginestá por sus hijos de edad similar a la mía y con los que encontré una novedad para los juegos infantiles.

Como olvidar mi adorada “morera” confidente de mis sueños infantiles, ni la alberca, ni la higuera en el camino hasta la playa, ni el huerto de mi tío Valeriano en la época de la trilla, cuando me montaba tras los mulos sobre el carrito que la hacía posible dando vueltas en la era. Ni el miedo a las aguas negras de Las Madres con su viejo puente de desvencijadas maderas.

A veces, la tía María nos preparaba algo de comida para que fuésemos hasta “los baños” que no eran otra cosa que los incipientes ranchos de la gente de Rociana, Bonares y otros pueblos de la zona. 

Lo colorista de las colchas que hacían de tabiques formaba un paisaje espectacular para la vista de un niño fantasioso y falto de novedades.
Por el camino nunca faltaba la visita, si la marea estaba baja, al barco hundido, imágenes llena de aventuras inimaginables de piratas y contrabandistas.

Con el tiempo en la playa donde desembocaba la bajada desde el faro se iniciaron los primeros negocios, recuerdo una terraza que creo se llamaba el Refugio de la Puesta de Sol con una pista de baile, inmensa novedad, estaba situada privilegiadamente sobre la duna y cuando el mar presentó sus escrituras se lo llevo junto a otras construcciones que lo rodeaban.
La excursión más aventurera consistía, con el permiso de los soldados en subir a las torres de vigilancia que, hasta hace unos, años aún permanecían a la derecha del Faro, en una cota alta y junto a los cañones procedentes del “Príncipe de Asturias” y sobre los Bunkers pegados al camino del nuevo Mazagón con su cine de verano incluido.

En la década de los 60, no podía ser de otra manera, cumplí mi servicio militar en la batería, la odisea de llegar no era cosa menuda teniendo en cuenta que nos existía el puente que uniera la Punta del Sebo con La Rábida. La opción más viable consistía en tomar el autobús urbano que llegaba hasta Colón, tomar la barca de Bocanegra y en ella convencer a algunos de los muchos americanos que trabajaban con la Fluor Hispánica en la construcción de la refinería, generalmente amables accedían y nos dejaban en la obra y desde allí hasta la batería caminando por la interminable “recta” aborrecida por los que teníamos que caminarla con sol, lluvia, frío o calor. Ya en mi último verano militar la empresa Damas instauró un servicio desde Palos hasta Mazagón que, en parte, simplificó esas caminatas.

Tengo tantas recuerdos, experiencias, anécdotas de mi vida en Mazagón que, en sucesivas entregas, iré dejando algunas de las HOJAS SUELTAS de mi publicación “Recuerdos de mi infancia”, son estas: Viaje al Picacho, Amanecer en el Faro, La morera, La torre, Las madres, El barco hundido y Juan.
Que las disfrutéis con el mismo gozo que yo he vuelto a sentir cuando retomo parte de mi infancia entre las paredes de mi querido Faro del Picacho.


miércoles, 21 de junio de 2017

LOS SUEÑOS Y LAS IMÁGENES DE CARMEN XI

Retomamos los maridajes entre MIS SUEÑOS EN 39 COLORES y las fotografías de CARMEN NÚÑEZ, lo hacemos desde el color HORIZONTE con una imagen llena de sensualidad...


En mis ensoñaciones acaricio, con golosa concupiscencia, los contornos de tu cuerpo hecho para ser amado y presente en mi memoria hasta en el último palmo de tu piel acogedora, cálida y, sobre todo, entregada a nuestro amor. 
Retomo los sonidos, tan abruptos como improvisados, del lenguaje del amor físico, veo tu cara feliz, sonriente y perdida entre las voluptuosidades de nuestros sueños compartidos y me recreo en la firmeza de tus pechos, redondos y rotundos, granulados por el deseo.

jueves, 15 de junio de 2017

EL HOMBRE QUE NUNCA EXISTIÓ

El pasado día 30 se cumplieron 74 años de la aparición del cadáver del mayor William Martin en la costa de Huelva. El conocido como "El hombre que nunca existió" cambio el desarrollo de la II Guerra Mundial.
Figura central de mi libro "LAS CARAS OCULTAS DE HUELVA EN LA II GUERRA MUNDIAL. WILLIAM MARTIN, EL HOMBRE QUE NUNCA EXISTIÓ" le dediqué este artículo publicado en el digital Huelva24.

 

miércoles, 14 de junio de 2017

MARÍA LUISA DOMÍNGUEZ BORRALLO

Mi admirada María Luisa, Penélope para mí, nos ofrece este poema lleno de sensualidad con pinceladas de su personal erotismo.



A TU BOCA 

Cuéntame algo diferente,
algo que me obligue
a permanecer en esta estancia.
Libérame del poder

de la manzana mordida,
del verde de esta idea
que no prospera
Ata este beso a tu boca:
a la silla de la desidia,  
a mesa del hambre.
al crujido nocturno de los muebles,
a los zapatos nuevos
y al pijama trasnochado.
Ata este beso a tu boca
Ata, este beso, a tu boca.
Este beso.
A tu boca.
A tu boca.

© María Luisa Domínguez Borrallo


martes, 13 de junio de 2017

MI CUADERNO DE BITÁCORA: ROMA



MI CUADERNO DE BITÁCORA:   ROMA   

        ROMA…  Una ciudad para recorrerla a pié, para llenarte de sus ruidos, su bullicio, su inmensa alegría de vivir…   VACACIONES EN ROMA, Gregory Peck y Audrey Hepburt en su Vespa…  Y sin embargo, mi amor y mi curiosidad por Roma también vienen de la mano del cine,  pero de otra película, menos conocida, pero para mí llena de recuerdos,  AL DI LA, me enamoré perdidamente de Susanne Plessette y de una escena que se desarrolla en el PUENTE DE SANT ÁNGELO. Su visión llenó mis sueños durante meses, no me resisto a compartirla, Troy Donahue la besa y le pregunta si ha escuchado las campanas de la torre del Castillo del mismo nombre…?  Porque si eso ha sucedido es que están enamorados…   Recuerdo tiernamente adolescente, me prometí pasear algún día por ese puente y nunca pude imaginar que mi primer día en Roma lo cruzaría por pura casualidad…

       Pasear sin rumbo por sus calles y plazas…   Salí la tarde  de la llegada del Hotel, muy cercano a la inmensa grandiosidad de la Plaza de San Pedro, a recorrer los alrededores, la curiosidad me pudo y bajé desde la Plaza por la Vía de la Conciliacione, buscando el Tíber, sus aceras amplias y llenas de animadas terrazas me hicieron desembocar en el río y a pocos metros a la izquierda, lo inesperado: EL CASTILLO DE SANT ÁNGELO, el puente y las mismas farolas bajo las que se besaron mis héroes de sueños juveniles,  si te detienes tienes una visión cercana y familiar del río que viene a dividir la ciudad, tras el puente la Vía Condotti, tiendas, lujo y el bullicio de los romanos pegados a sus telefoninos, curioso, cuando la visité por vez primera, el móvil estaba poco popularizado en España…  Al fondo una explosión de colores y de sonidos: La Plaza de España, sus escaleras llenas tenderetes de flores y de gente sentada, subiendo o bajando pero, en todos los casos, llenándola de alegría y pegado el monumento a la Inmaculada Concepción.

     Es increible el bullicio y la algarabía que rodea el caminar por las calles romanas, perderte hasta llegar a la PIAZZA NAVONA te entrega la recompensa de pisar uno de los más bellos rincones del mundo.  Su FONTANA DE LOS 4 RÍOS de Bernini, homenajeando a los que se consideraban los ejes del mundo: El Danubio, El Nilo, El Ganges y el de La Plata y aún dos fontanas más LA DE NEPTUNO y la del MORO, es un lugar increible, lleno pintores, músicos, todo tipo de vendedores, las terrazas llenas de paseantes y una aire inconfundiblemente bohemio que le presta un encanto único y especial.      Pero si hablamos de fontanas…  Como olvidar la de TREVI, la encuentras casi de golpe, desde lejos escuchas el rumor alegre del gentío que suele acompañarla y, casi sin pretenderlo, al volver una esquina te topas con el imponente conjunto presidido por NEPTUNO tirando de dos caballos marinos con tritones a sus lomos y a sus lados la Abundancia y la Salud.  La noche es joven en su entorno, chicos/as buscando la aventura fácil con turistas…  Ah. los latinos/as… Y ya se sabe…  nadie se marchará de ella sin lanzar a la fontana, vuelto de espaldas, con la mano derecha, y por encima de su hombro izquierdo, unas monedas que te garanticen la vuelta a Roma.

     Se agolpan los sitios, pero como marchar de Roma sin pasear, desde Sant Ángelo, paralelo al Tíber, hasta el barrio del Trastévere, derivado del antiguo “más allá del río Tíber”, quizás el último barrio auténticamente romano, la alegría, el color, el sabor, la música que sale por los balcones, la ropa tendida a la vista y una especial calma dentro del frenesí de la ciudad.   Un recuerdo final a una maravillosa cena en una trattoría en pleno corazón del barrio, manteles a cuadros, velas y unas pastas inmejorables…

      Y además de pasear sin rumbo por las calles romanas… no olvidar pasar por la elegante decadencia de la Vía Véneto, por el Museo Vaticano, su Capilla Sixtina, la fotografía de la chimenea de las fumatas blancas papales, el Obelisco, el Coliseo y… y… y…. Toda Roma es un monumento vivo ofrecido a la memoria del visitante…

      Una ciudad para no olvidar jamás desde su cercanía, su alegría de vivir y su historia palpitante en cada esquina…

jueves, 8 de junio de 2017

"PERFILES" EN CANAL LUZ TV

Esta semana en CANAL LUZ TV, el programa PERFILES, que dirige y presenta Paco Morán, estará dedicado integramente a un recorrido por mi vida personal y profesional. Durante 50 minutos repasaremos desde mi adolescencia, mis estudios, aficiones y profesiones, hasta la etapa actual con mis libros, publicaciones, conferencias y televisión.
Os dejo el enlace para que lo podais seguir.

https://www.youtube.com/watch?v=6M47N1MR4YY&t=2372s

domingo, 4 de junio de 2017

LO SUEÑOS Y LAS IMÁGENES DE CARMEN X

Una nueva entrega del maridaje entre los sueños y la magistral combinación con las fotos de Carmen Núñez. Un canto feliz a la vida desde el reencuentro con el erotismo.




Yacía plácidamente sobre la cama, apenas la cubría un camisón de seda negro y una sábana de algodón blanco que le tapaba hasta la cintura. De lado, sobre esa cama, con las piernas entrecruzadas miraba a la ventana por la que entraba una leve brisa...

Soñaba con ese amor recién conquistado que siempre le perteneció aún sin saberlo.  Se le erizaba la piel con tan solo recordarlo, echando de menos esas manos suaves y tiernas cuando la tocaron por vez primera despertándole un erotismo que creía desaparecido

miércoles, 24 de mayo de 2017

PRESENTACIÓN LAS CARAS DE HUELVA EN HUELVA TV

Os dejo el enlace con la retransmisión íntegra que efectuó del acto Huelva Tv


http://huelvatv.com/2017/05/24/presentacion-las-caras-de-huelva-23-05-17/




martes, 23 de mayo de 2017

SEFI CÁRDENAS

La poesía de Sefi Cárdenas surge fluida, apasionada y buscadora de nuevos horizontes.  Hoy nos deja retazos de esa pasión tras los versos de TEJIENDO HORIZONTES




Contengo el empuje de mi cuerpo
que al tuyo aguarda,
esquivo el descaro de tu voz
que entre susurros araña
la desnudez de mi piel,

sin tocarla
Es tu aliento aire para mi calma,
deseo que ahogo cada noche
y renuevo en la mañana.
Muchas son las horas que pasan
entre palabras
que alimentan sueños
y arrebatan ganas.
Te espero como nunca pensara,
te amo como no imaginara.
Sigo tejiendo horizontes
sin conocer tu mirada;
sigo sintiendo el abrazo
de quien nunca me tocara.

lunes, 22 de mayo de 2017

LAS CARAS EN HUELVA24


 Acabamos de entrar en el día D, vamos en el día en que presentaremos la sexta edición muy ampliada de mis CARAS DE HUELVA. Hoy, desde hace unos minutos, es 22 de mayo y justamente a las 20 horas, en el patio de la Diputación en la Gran Vía, el catedrático de la UHU y prologuista de la edición, Francisco José Martínez López, leerá su precioso "8 años después", antes el libro abrirá con un "A modo de saluda" firmado por nuestro Alcalde D. Gabriel Cruz que presidirá el acto, al que asistirá como invitada y mi amiga personal la Subdelegada del Gobierno en España, Doña María Asunción Grávalos. Os dejo el enlace del artículo que firma Mario Asencio Figueras para el digital HUELVA24.

http://huelva24.com/not/99787/diego-lopa-ldquo-el-patrimonio-de-huelva-no-se-ha-cuidado-nada-y-hay-cosas-que-me-asusta-que-se-puedan-perder-rdquo-/

viernes, 19 de mayo de 2017

martes, 16 de mayo de 2017

DIARIO DE HUELVA Y MIS CARAS 6ª EDICIÓN




https://miguelangelvelasco.wordpress.com/2017/05/16/lopa-el-recuerdo-de-una-ciudad-que-se-nos-va-sexta-edicion-ampliada-de-las-caras-de-huelva/

ROSAS PARA MISS BURKE

Anoche, en la biblioteca de la Diputación Provincial, en la presentación del poemario de mi querida amiga Ana Deacracia: "ROSAS PARA MISS BURKE", Ana me obsequió ofreciéndome la lectura de su poema "No, no quieras nada" que yo os dejo para vuestro disfrute 


No, no quieras nada,
no hay vino, ni licor
capaz de calmarte como los besos
que acumulo al borde mi boca.
Y dentro.

No, no quiero nada.
Muérdeme y goza mis labios,
bébeme que desembocaré
en tus dedos toda mi locura.

Quiéreme, 
y qué más da mi nombre ni tu nombre
si la claúsula sexo nos inmola
acercándonos a la parte mas liquida.

Olvida que mañana
ni siquiera nos miraremos
al encontrarnos,

pero ahora, ahora, dame de tí,
que yo soy espuma
a punto de precipitarme
en tu mar de violencias
y en la más desvergonzada
rogatoria.

lunes, 15 de mayo de 2017

LAS CARAS DE HUELVA 6ª EDICIÓN



La presentación se llevará a cabo en el patio de la Diputación Provincial en la Gran Vía el LUNES 22 a las 20 horas, la efectuará el Catedrático de nuestra Universidad D. Francisco J Martínez y la presidirá nuestro Alcalde Don Gabriel Cruz. 
Contará con una degustación final a cargo de Bodegas Sauci. El autor firmará tanto los ejemplares de esta nueva edición, como los de aquellos lectores que lo posean sin personalizar de ediciones anteriores o cualquiera de sus otras publicaciones.



Diego Lopa cederá un porcentaje de las ventas del libro para colaborar con la finalización de la nueva sede de AONES DOWN HUELVA.

MIS SUEÑOS Y LAS IMÁGENES DE CARMEN IX

Retomamos los maridajes de MIS SUEÑOS EN 39 COLORES  con la poesía que emanan las fotos de Carmen Núñez, es un placer unir sus imagenes con mis letras. Os dejo una nueva entrega y ya van nueve... Hoy conjuga su imagen con el sueño en color PERGAMINO.
 
"Estaba pereceando entre las sábanas, aún cálidas tras una
nueva noche de amor. El tejido amigo del algodón guardaba entre
sus pliegues gemidos, palabras inconfesables y peticiones que me
harían enrojecer en cualquier otra circunstancia que no fuese la de
estar amándote sin límites.
Tú estabas dormido, me recreé en memorizar hasta el último
centímetro de tu piel, tu boca detenida en un gesto de feliz complacencia,
los ojos suavemente cerrados y los cabellos revueltos.
Comencé a besarte suavemente, te recorrí los vericuetos de la piel
que llevan hasta los senderos del alma por los caminos del placer.
Fuiste volviendo lentamente a la realidad de los sentidos, encontraste
mi mirada dulcificada por el amor inmenso que te tengo, pero
renovada con el deseo de volver a amarte desde el comienzo para
crear una nueva página de ese calendario que tratamos de agotar
sin prisas.
Te pedí que reposases y me dejases hacer mientras te contaba
uno de mis cuentos heredados de mi familia. Alternaba mis besos
de labios trémulos, con suaves toques desde la profundidad de la
yema de mis dedos, conocedores exactos del escebario de tu piel ofrecida a mi maestría..."

lunes, 8 de mayo de 2017

ANA DEACRACIA

Un placer recibir en las esquinas en rosa y amarillo del blog a una mujer que hace poesía desde la sensualidad, la cercanía y la pasión. Me encantan tus versos Ana.




No.
No lo esperaba.

Llegué con lazos de poesía
prendidos en mi pelo,
en mi cintura cientos de amapolas,
y en las manos simplemente unos versos,
que bebernos juntos aquella tarde.

No lo esperaba,
la confluencia, el implacable destino
haciendo trampas,
o no sé qué cosa,
llegué con mi verdad como sorpresa,
y tú mirabas cándido.

Debió salir la cruz
al tirar la moneda, o algo así.

No, no lo esperaba

tu sueño con el mío
como una enredadera,
no…

No,
tu boca haciendo estragos
en mi lengua,
el corazón luciendo sus arritmias,
desordenados
con la locura intacta, tú y yo,
y el mundo abriendo sus compuertas,
o todas sus ventanas que dan al paraíso.

Esas raíces que incitaron mis piernas
y Venus creando sortilegios
en la distancia mínima
que desapareció
después de ese primer beso.

No!!!

El beso traicionero
arándonos la piel
jadeándonos poemas
con su perfecta rima,

gota
a
gota
vibrándonos,
y la saliva
latiendo
a
un
minuto,
de
dos
extraños,
convertidos
a
uno.

No¡¡¡
No, no lo esperaba,
no,
fue de improviso
como llueve en la noche
mientras contamos estrellas…
y las campanadas nuevas
desplazan cualquier música.

No lo esperaba…

Lunes que no soporto hoy,
que ya no me soporto,  no.

Devuélveme el beso,
la sangre,
el grito espontáneo
que te regalé
herida de muerte,
mientras te suplicaba
un poco más,
un poco más del ritmo
de los cuerpos,
más,
y
más
y
un
poco
más
de
ti,
de tus osadías en mis pezones,
como amante que dona fantasías
sin dejar de agitarse
más
y
más
hasta
mojar
ansiosa
los
almohadones
que
adornan
tu
sofá.

No, no lo esperaba,
que moldearas mi cuerpo
por tu cuenta,
y por mi cuenta..
Ni yo tenía permiso  
ni tú salvoconducto.

No
¡quiero que me devuelvas
el lunes imperfecto
donde mueren las hadas!

No, no lo esperaba,
el tiempo se me está
volviendo ingrato,
y tú posees, maldito,
todo
mi
tiempo
azul,
todo
mi
tiempo,
es
tuyo.

Ana Deacracia

viernes, 28 de abril de 2017

DOS FLORES DE AGUA

Un delicioso poema de Jorge Lázaro adornado con su propia fotografía
Modelos: Matrina y Judith. Edición: Fran Soto
Título: Dos flores de agua.


lunes, 24 de abril de 2017

LA MUJER 10

Antonia María Peralto retoma su pluma y tras su PERFUME DEL AMOR nos regala este delicioso microrelato donde auna sensualidad con humor. Foto de Jorge Lázaro



Como cada noche, esperaba ansioso a que la mujer llegara ante la ventana y, después de abrirla, se desnudara lentamente, disfrutando de cada movimiento como un ballet bien ensayado, se desprendía de la ropa, mientras acariciaba la piel desnuda, después  se estiraba voluptuosa haciendo que sus pechos, redondos, turgentes, subieran tras sus brazos, hasta el infinito. Esperaba con ansiedad el otoño de todas las prendas, pero al llegar al pequeño tanga, ella se volvía y penetraba en la habitación contigua.

Aquella pequeña ventana, al lado de la grande, tenía que pertenecer a un cuarto de baño. Se subió a una silla, no veía nada, después a la mesa con el mismo resultado, intentó poner la silla encima se la mesa, imposible, decidió conseguir una escalera. Al día siguiente esperaba feliz, subido al último peldaño distinguía algo del lavabo y el inodoro.

Lo sorprendió la potencia de aquel chorro, sobre la porcelana, se puso de puntillas en el último escalón y pudo ver las manos de cuidada manicura francesa de la mujer diez sosteniendo su potente miembro viril. Ya libre del tanga.

La voz de alarma la dio el vecino del piso de abajo al oír el golpe. Cuando consiguieron abrir la puerta, lo encontraron muerto, nadie entendió que hacia don Ambrosio a sus ochenta y cinco años subido en una escalera al filo de la madrugada.

lunes, 17 de abril de 2017

HUELVA EN EL CORAZÓN

Os dejo esta publicación en el digital HUELVA BUENAS NOTICIAS  firmada por Adolfo Morales con fotografías del mismo autor.

http://huelvabuenasnoticias.com/2016/01/16/diego-lopa-garrocho-cronista-huelva-1944/

sábado, 1 de abril de 2017

SUEÑO EN COLOR CEREZA

Os dejo un ampliación de MIS SUEÑOS EN 39 COLORES con el sensual color CEREZA. La foto de Jorge Lázaro



Tenías los labios trémulos y azulados por la emoción, la boca redonda y absorbente y los míos decididos a poseerte desde la dul­zura confundida con el deseo. Fue un beso largo, profundo, domi­nador, dialogante y entregado. Me reconocí a mi mismo que nunca antes había besado así, con esa eternidad, con esa pérdida de la noción del tiempo. El agua de las dos bocas se desbordó remontán­dose hasta el último rincón de nuestros labios para vaciarse en el otro como un dulce e irrenunciable veneno. Desde la profundidad del beso, noté en mi espalda un estremecimiento, desconocido has­ta este momento, y que me recorrió los sentidos haciéndome cerrar los ojos para recrearme en el abandono mutuo de nuestros cuerpos.

Sé que los dos nos sentimos felizmente vacíos, como si el cuerpo de cada uno se hubiese transmutado al del otro. Sé que los dos tuvimos la sensación de que ese beso iba a marcar una fecha, para siempre inolvidable, en nuestras vidas. La seguridad de que después de ese beso comenzaría una nueva existencia para los dos, de que nunca nos íbamos a lograr despegar del recuerdo de estos labios posesivos y acariciantes que, por ambas partes, tenían un marcado sabor a vainilla, limones dulces y canela en una extraña mezcolanza llenas de voluptuosidades, asechanzas y entrega sin posibilidad de retorno.

Cuando abrimos los ojos los dos sabíamos que, mientras nos besábamos, habíamos perdido la posesión de nuestros cuerpos y el dominio de las voluntades que se habían resignado, ante lo inevita­ble, como el náufrago que baja sin resistencia entre las olas con la sensación de no llegar nunca al fondo.

Cuando salimos de aquellas benditas cuatro paredes que ha­bían cobijado nuestros gemidos, nuestras ausencias y nuestra entre­ga. Cuando volvimos a recibir el soplo de aire fresco de la tarde y nos miramos, desde la adolescencia que había anidado en nuestros corazones, te miré, te sonreí, apreté mi mano sobre la tuya, me acerqué hasta tu oído y te dije con una voz trémula que, a veces, pienso es ajena a mi voluntad…

“Sueño, quiero que, desde el sabor de este beso, me cuentes un cuento”

“¿Cómo lo quieres…?”, preguntaste desde el remolino de turbaciones que te invadían tras nuestro primer beso.

Sintiendo más mía que nunca la bandera amarilla de mi ho­gar de los sueños, la cubierta del Nueva Fidelidad, me dejé me­cer por el recuerdo dulzón de tus labios y te pedí: “Cuéntame un cuento lleno de besos que nunca antes hayas entregado a nin­guna boca…